search instagram arrow-down
Riccardo Specchia

Un viaje entre los artesanos de la memoria

VERSIONE IN ITALIANO

El atentado al World Trade Center fue atroz, pero no representa nada nuevo: violencias de este tipo son muy frecuentes, solo que generalmente suceden en otros lados.

Noam Chomsky

cara a cara

Cuando hablamos del Perú, para ser más específicos cuando hablamos de los andes, nuestra mente viaja hacia un lugar desconocido, sin límites, a veces hostil y misterioso. Inmediatamente me imagino una fotografía descolorida y auténtica del hombre en constante encuentro con sus orígenes.

El camino hacia la ciudad del Cuzco, hacia la “escalera de la tierra” – como la llamaba Pablo Neruda -, hacia Machu Picchu, todavía es largo. Como ya he mencionado desde las primeras páginas de este blog, este destino será probablemente la meta de cierre de mi diario andino. Por eso decido, hasta ese gran día, tomar un camino más largo, rodear el sagrado y altísimo templo del Tahuantinsuyo (imperio Inca en quechua, lengua de los incas) para mezclarme y conocer más sobre las antiguas civilizaciones que, a través de la fusión de habilidades, formaron el imperio más grande y rico de América precolombina. Después de haber visitado la cultura Mochica en la costa norte, la cultura Paracas más al sur y los Asháninka de la alta selva amazónica, me dirijo a conocer la cultura Wari: una etnia guerrera que con su energía me guiará hacia los místicos senderos de la región de Ayacucho.

Captura de pantalla 2015-05-05 a la(s) 23.49.13

P1100325

P1100326

P1100346

Destino: Huamanga, capital de la provincia y punto cardinal de la región andina de Ayacucho (Quechua: Ayacuchu). Fundada por Francisco Pizarro en el 1540 con el nombre di San Juan de la Frontera de Huamanga, este ‘pueblo’, ofrece la oportunidad de visitar y conocer lugares y hechos históricos importantes: los hallazgos, encontrados en la gruta de Pikimachay, que se remontan a 18.000 años atrás; la evolucionada e importante cultura Huari, de la cual se pueden visitar sus ruinas, ubicadas a alrededor de 25 km al norte de Ayacucho; la dominación Inka; las luchas por la independencia y finalmente el nacimiento del movimiento guerrillero de “Sendero Luminoso”, al interior de la Universidad Nacional de Huamanga, que hizo difícil, por años, todo tipo de comunicación y aisló la región del resto de la nación.

Huamanga, además, cuenta con 33 iglesias blancas y rosadas – probablemente dedicadas a los años de vida de Cristo construídas con el típico estilo barroco andino, con fachadas recubiertas en piedra e internos con decoraciones de oro, madera y plata.

img_06252

P1100330

P1100334

P1100509 P1100489

P1100335 IMG_20150502_135731267_HDRIMG_20150502_162524

P1100383

El pueblo andino. Un pueblo de comerciantes, agricultores y artesanos, un gran recurso para este país. El primer contacto con estas personas suele ser un poco complicado. Al inicio son desconfiados, cerrados y de pocas palabras. La extraña alquimia, está en la paradoja de un pueblo que de por sí, a través de los siglos, ha absorbido una multitud de usanzas y tradiciones del “extranjero”, de cada cultura o etnia que se establecía en sus tierras. Lo repito desde las primeras líneas de este diario: es absolutamente fascinante observar el sincretismo cultural que constantemente se revela bajo nuestros ojos aquí en el Perú. Paganos y cristianos, blancos y negros, Asia, Europa, África y América misma, hacen de este país un mix indescriptible de estratos culturales creativamente superpuestos.

An Ayacucho artist P1100359

P1100348 P1100355

P1100357 P1100358

P1100368 P1100361

P1100379

P1100518

P1100519

P1100495 P1100370

P1100371 P1100374

P1100373

El mercado, colorido y vivaz, es uno de los puntos de referencia fijos para la ciudad misma y para el foráneo que quiera conocer mejor a este pueblo. Aquí confluyen cotidianamente los mercantes de pueblitos aledaños que pretenden intercambiar productos artesanales y de la tierra. Sí, si se lo están preguntando, en esta zona, en las primeras horas de la mañana, se da una suerte de tratativa secreta conocida con el nombre de TRUEQUE. Se intercambian bienes sin circulación alguna de monedas y se evalúa la utilidad y el valor que este bien puede tener de regreso a casa, ubicada en medio a una pradera de montaña a más de 4.000 metros de altura, donde hasta el “dios” dinero pierde todo poder, convirtiéndose en papel insignificante.

P1100362

P1100366

P1100382

P1100387

P1100388

P1100389

Lamentablemente no pude fotografiar este evento. Es muy difícil, y poco aconsejable, inmortalizar a estos fantasmas andinos que desde las primeras horas del alba se mueven por sus puestos escondiendo por debajo de sus trajes – bajo la sombra de toldos blancos y azules – productos rituales, hierbas milagrosas, ungüentos selváticos y piedras mágicas.

P1100480

P1100504

P1100502

P1100508

Cuando uno visita Ayacucho, también le toca hacer cuentas con una zona del Perú históricamente afectada por la guerrilla revolucionaria y represiones gobernativas hacia culpables e inocentes, que se dieron en la época del terrorismo y que el país tuvo que afrontar por casi dos décadas (1970-1990). Sendero Luminoso (nombre oficial completo: Partido Comunista del Perú Sendero Luminoso) es una organización terrorista guerrillera de inspiración maoista formada por un grupo de profesores y estudiantes de la Universidad de Huamanga.

Durante este periodo oscuro, los civiles se vieron cada vez más envueltos en luchas armadas entre Sendero Luminoso y el estado peruano. Si no satisfacían las solicitudes del ejército, eran considerados terroristas y usualmente eliminados con terribles masacres. Si no ayudaban, o simplemente no se sometían a los guerrilleros, venían acusados soplones y corrían el riesgo de represalias por parte del otro lado. Esta brutal situación duró hasta el 1985: en solo dos años fueron asesinadas 5567 personas, 96% de las cuales eran civiles. A partir del 1985 el ejército desarrolló un estilo de represión un poco más selectiva, evitando las carnicerías precedentes. Sendero Luminoso, por su parte, se expandió llegando hasta Lima, la capital, y a los departamentos de Junín y Puno. En diciembre del 1982 los ataques de Sendero Luminoso causaron una fuerte reacción de represión por parte del ejército y de la policía; inició uno de los periodos más sangrientos de la historia del Perú.

« El grupo terrorista más letal y sanguinario del mundo. Así la CIA definía hace una quincena de años a Sendero Luminoso que, al mismo tiempo, logró ofrecer servicios educativos y sanitarios a los estratos más bajos y pobres de la población, comúnmente “olvidados” por la política gobernativa.» (Fuente: Sendero Luminoso Wikipedia – Artículo relacionado: Una temporada en el infierno).

Es por eso que en Huamanga, es prácticamente inevitable visitar el Museo de la Memoria, situado a pocas cuadras de la plaza principal. Esto te ayuda a entender cada arruga, cada lágrima y cada huella en el rostro de estos pueblos, de estos artesanos guerreros que te cuentan con ojos brillosos el infierno del cual provienen, donde es casi seguro que cada uno de ellos, haya perdido un hermano o un padre en alguna de las tantas represalias.

P1100521

museo-de-la-memoria

5_28_keeganinayacucho_museoexterior1

P1100451

P1100453

P1100492

P1100333

La última etapa de este primero de mayo, transcurrida entre las altas montañas de la cordillera, decido pasarla en un lugar mágico. Un pequeño tour     que recomiendo hacer en camioneta y a primeras horas de la mañana, debido a la precariedad absoluta de las calles y la silvertre estepa andina. Hablo de un pequeño pueblo de gran importancia histórica llamado Vilcashuamán a 120 sinuosos kilómetros de Huamanga. Pasamos por el encantador bosque de Titankayoq: lugar de inmensos campos de quinua y de la planta reina de los andes, la Puya Raimondi.

Recorremos los antiguos senderos y caminos de los incas. Escuchamos el silencio de la sagrada piedra templar, del fluir de las aguas santas donde el Inka se bañaba anunciando la estación del sol, la laguna Pomaqocha donde encontraremos pequeñas flores violetas que se cierran entre tus manos absorbiendo – dicen por acá – toda la negatividad que llevas dentro.

Concluímos el viaje en la ciudad templar del inca Pachacútec, sometida por los barbaros invasores cristianos.

Un viaje, a decir verdad, muy intenso y necesario. Se te ilumina la mente cuando estos caminos ancestrales te guían siempre más alto, siempre más libres, en un cielo que más azul, imposible.

P1100462

P1100461

P1100456

P1100449

P1100440

P1100436

P1100416

P1100415

P1100423

P1100402

P1100403

P1100404

P1100400

P1100398

P1100397

P1100396

P1100474

IMG_20150502_190803

Proverò a documentarmi ancora e scrivere dal Perù. Vediamo insieme cosa succede. “LA FINESTRA ANDINA…” è il titolo di questo diario.  Per chi volesse affacciarsi, prendete nota. L’indirizzo è sempre quello.

foto_Riccardo Specchia
Annunci

One comment on “Un viaje entre los artesanos de la memoria

Rispondi
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: