search instagram arrow-down
Riccardo Specchia

A lo largo del camino de sus vidas hallen el modo de no privar a los demás de su felicidad. Eviten dar sufrimiento a sus semejantes y de lo contrario, procuren darles alegrías cada vez que puedan!

Proverbio Sioux

_1130225

Ya han pasado dos años desde que visité la comunidad Shipibo-Conibo de Cantagallo, en el distrito del Rimac en Lima. Esta virtuosa comunidad de la Selva peruana que me atrajo por su historia y por el poder ancestral que sigue comunicando hasta la actualidad, fue víctima de una tragedia, un incendio. Las llamas, por desgracia, arrancaron la vida de un niño de 11 años de edad y consumieron más de 400 “viviendas” que esta comunidad amazónica había construido en los últimos años en esta zona de la metrópolis.

_1130260

_1130315

Inmediatamente después de lo sucedido, las autoridades y ciudadanos, organizaron actividades de ayuda y recolectaron provisiones de alimentos, ropa y carpas para las personas que perdieron casi todo lo que con mucho esfuerzo habían conquistado. Estos logros que si bien en una sociedad moderna podrían considerarse poco o nada, para los Shipibo representaban la única salvación dentro de la moderna y frenetica vida capitalina.

Una vez más recurro a mi amigo Arturo Gutierrez, arquitecto de la PUCP, quien me acompaña entre las personas y los restos en los que ahora Cantagallo vive. En un área rodeada por crimen y desechos, la comunidad de los Shipibo, a pesar de todo, parece pertenecer a una zona franca. Un equilibrio precario de legalidad determina el perímetro de este pueblo de artesanos, valientes y humildes que lamentablemente, ya se acostumbró a que las cámaras encuadren su difícil realidad.

_1130294

_1130202

_1130205

_1130206

_1130210

_1130214

Los Shipibo, son una comunidad con un encanto histórico tan grande que resulta “incómodo” y “engorroso” a los ojos de muchas instituciones cívicas de Lima. De hecho, lo que se denominó “proyecto Río Verde” por la pasada administración de la ciudad y que debería haber proporcionado un traslado formal de esta sociedad indígena, fue eliminado por el actual Alcalde de Lima Luis Castañeda Lossio.

¿Distracción? Muy probable. Dinero en la mesa, mucho.

De hecho, desde la pasada administración de la alcaldesa Susana Villarán, no se ha firmado el contrato de fideicomiso entre la Municipalidad, la empresa Línea Amarilla S.A.C. y el Scotiabank Perú S.A.A., reclama Richard O’Diana, abogado del CAAAP (Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica). Esto hubiera podido dar a los habitantes de Cantagallo un mayor control sobre su destino.

_1130224

_1130287

_1130284

_1130281

_1130269

Se remontan a marzo del 2015, las solicitudes de audiencia que la comunidad Shipibo-Conibo de Cantagallo pidió al actual alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio. Después de varios meses de negociaciones el 25 de mayo del 2015, sin haber obtenido nada aún, algunos Shipibos respaldados por una class-action de asociaciones internas, presentaron una demanda formal a la municipalidad de Lima.

La tragedia del 4 de noviembre 2016 es consecuencia segura del abandono que esta comunidad urbana sufrió y el proceso de un cambio de área, está en juego desde el año 2007. El trabajo de la gestión pasada de Villarán estuvo muy cerca de una solución, con muchos estudiantes y profesionales (tales como el proyecto, ya contado en mi artículo del 14 de julio de 2014, de Javier Lazarte) que estudiaron el caso y las soluciones propuestas.

Nada se concluyó tampoco en aquel entonces.

_1130234

_1130245

_1130278

En los últimos meses se discute entre las partes una solución que tiene muchos protagonistas en escena. Las asociaciones de Shipibo-Conibos de Cantagallo hacen todo lo posible para permanecer juntos y tratar de reconstruir, pero al parecer, el municipio de Lima no ha facilitado este proceso. Algunos de los líderes de la comunidad, dicen que las citas con la administración de Lima Metropolitana, son esporádicas y totalmente extemporáneas. Se intenta encontrar la mejor solución para lo que se ha llamado:”el cambio de zonificación de Cantagallo“.

LAMINA1

progetto_ zona di Cantagallo (Lima) di Javier Lazarte

Escuché el punto de vista de mi amigo, arquitecto y “Caronte”, Arturo Gutiérrez que junto a su colega Javier Lazarte han estudiado el caso Shipibo-Conibo durante años.

¿Cuáles son los acuerdos realizados hasta la fecha?

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski ha prometido que el barrio Shipibo debe construirse en la misma localidad de Cantagallo. Además los Shipibo-Conibo esperan, desde hace un tiempo, un título de propiedad comunal como comunidad indígena residente en la capital. La fecha límite para concluir estas obras sería de dos años y supondrá el interés y la asistencia de diversas entidades estatales: Ministerio de Vivienda, Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ministerio de Educación, Municipalidad Metropolitana de Lima.

¿Cuál es tu opinión sobre los últimos acuerdos para esta área de reconstrucción?

Hay muchos arquitectos y urbanistas que se opusieron a ceder el área de Cantagallo a los Shipibo-Conibo. De hecho, durante la administración municipal anterior de Susana Villarán, esta área estaba destinada a una gran zona verde, un parque que los mismos profesionales no quieren perder.

Sin embargo, dadas las últimas decisiones que ven a toda la nación involucrada, podría decir que, a pesar de lo sucedido se ha logrado un gran avance a nivel nacional e internacional, en materia de derecho indígena e inclusión social. Me explico. El mismo hecho de que el Estado peruano apoye la causa shipiba, dándoles un gran terreno en pleno centro histórico de Lima, es un impulso muy fuerte que coloca a la comunidad en la vida económica y socio-cultural de la misma capital. Yo creo que lo ideal sería integrar las dos visiones propuestas para este barrio: la de la conservación de la comunidad indígena y la de una gran área verde. Esto, para no afectar los derechos de ambas partes.

Lima, parece no librarse de esta peculiar forma de democracia sudamericana, donde las “mayorías” a menudo aplastan los derechos de las “minorías”. Parece que la sociedad aún no logra aprovechar las oportunidades inclusivas que, como en el ejemplo de los Shipibos de Cantagallo, beneficiaría a la historia, cultura y economía urbana y social de la capital.

Incluso, en algunos proyectos pasados se planteaba la “solución” de trasladar a la comunidad Shipibo a Campoy, en los alrededores de San Juan de Lurigancho, alejándolos de cualquier posibilidad de crecimiento integrativo en la ciudad.

¿Qué sucederá?

Sigo creyendo que el proyecto del parque puede incluir, por definición, una comunidad que reclama sólo 4 de las 20 hectáreas de terreno destinadas al proyecto. Es gente acostumbrada a respetar las leyes de la naturaleza, desde el nacimiento, por lo que el binomio naturaleza urbana – comunidad shipibo sería de lo más beneficioso para todos.

_1130272

foto_Riccardo Specchia
VERSIONE IN ITALIANO
Annunci

One comment on “Cantagallo resiste después de la tragedia

Rispondi
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: